Aprendizaje centrado en el trabajador Vs centrado en el proceso/empresa

09.02.2018


Las empresas han decidido implementar formación digital motivados por razones de conveniencia operativa o financiera, cualquiera que sea el motivo se ofrece más formación digital con la esperanza de que se puedan completar más rápidamente (es decir, entre las otras tareas de un trabajador)los procesos. Pero la finalización del curso no mide el cambio de comportamiento. El resultado de esta desafortunada realidad de capacitación corporativa es la fatiga del e-learning.

Después de revisar las prácticas educativas en las empresas, hemos aprendido que el cerebro es selectivo sobre lo que compromete a la memoria a largo plazo. El resultado final: la capacitación corporativa tradicional (presencial o elearning) hace poco para cambiar el comportamiento, y las personas vuelven a sus conocimientos anteriores, creando los riesgos en su negocio que la capacitación se propone resolver.

¿Cómo evitar la fatiga del e-learning/aula?

Una manera de hacerlo es iniciar un proceso de personalización del aprendizaje, para ello se debe realizar un "mix" de formatos que permitan obtener "data" suficiente sobre las personas objeto del proceso de enseñanza-aprendizaje. Sugerimos el esquema Blend acorde con el tipo de contenido que se desea aprender, por supuesto. Las soluciones de mirolearning son particularmente POTENTES para aprender lo necesario porque ya sabemos que el cerebro es selectivo sobre lo que compromete a la memoria de largo plazo.

Haciendo uso de plataformas de microlearning logra consistentemente los siguientes resultados:

  1. Los estudiantes pasan menos tiempo entrenando (hasta un 50% menos en algunos casos)
  2. Los estudiantes experimentan una mayor participación en la capacitación, y
  3. Los estudiantes pueden demostrar competencia garantizada a los interesados.

Al final todo se trata de buscar la mejor experiencia de usuario, ¿por qué no innovar o intentar otros esquemas formativos en pro de mejores indicadores de impacto?